La industria de los videojuegos, que cuenta con una audiencia estimada de 970 millones de jugadores, se comprometió a aprovechar el poder de sus plataformas para actuar en respuesta a la crisis climática.

Al menos 21 compañías acordaron una reducción de 30 millones de toneladas de emisiones de CO2 para 2030, así como mejorar en la gestión de energía, embalaje y reciclaje de dispositivos.

“La industria de los videojuegos tiene la capacidad de atraer, inspirar y cautivar la imaginación de miles de millones de personas en todo el mundo. Esto los convierte en un socio sumamente importante para abordar la emergencia climática”, afirmó Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

“Nos alienta el compromiso de estas compañías de juegos, lo que demuestra el reconocimiento de que todos debemos desempeñar nuestro papel en el esfuerzo global para reducir las emisiones de carbono y lograr un cambio real hacia la sostenibilidad”, añadió.

Los compromisos se anunciaron este lunes en el marco de la Cumbre sobre la Acción Climática, convocada por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres.

De acuerdo con un reporte de la ONU, la Alianza Playing for the Planet, que agrupa a los directores ejecutivos de 14 plataformas y fabricantes de juegos, manifestaron su intención de ayudar a las empresas a compartir el aprendizaje y monitorear el progreso en la agenda ambiental.

Señaló que se estima que la industria de los videojuegos llega a dos mil 600 millones de personas en todo el mundo y puede apoyar acciones en la agenda ambiental.

Entre los compromisos se señala que Sony Interactive Entertainment revelará nuevos avances y planes para utilizar tecnología de eficiencia energética, en camino para evitar 29 millones de toneladas de emisiones de CO2 para 2030.

Además, evaluará e informará su huella de carbono para inspirar a la comunidad de jugadores a tomar medidas sobre el cambio climático.

Por su parte, Microsoft anunciará la expansión de su compromiso operativo existente con la neutralidad de carbono, establecido en 2012, en sus dispositivos y trabajo de juego, al tiempo que fijará un nuevo objetivo para reducir las emisiones de su cadena de suministro en 30 por ciento para 2030.

Google Stadia, a su vez, se comprometió a producir una nueva Guía de Desarrollo de Juegos Sustentables, así como financiar la investigación sobre cómo los “empujones verdes” pueden incorporarse efectivamente en el juego, mientras que Ubisoft desarrollará temas ecológicos y obtendrá materiales de fábricas ecológicas.

Fuente: Notimex | Naciones Unidas |24 Sep

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí