Imagen de ONU News

La oficina internacional de Greenpeace aseguró que en Internet se ha estado generando información errónea y peligrosa sobre las causas que originaron los incendios forestales sin precedentes en Australia, ante lo que afirmó que sí se debe al cambio climático.

La organización conservacionista indicó que al difundir el mito o rumor de que la mayoría de las conflagraciones fueron iniciadas deliberadamente se buscó generar confusión entre los habitantes del país.

En primer lugar, explicó que esta mentira se extendió ampliamente cuando un funcionario de Reino Unido dijo “se ha informado ampliamente en las redes sociales que el 75 por ciento de los incendios fueron iniciados”.

Sin embargo, los expertos estiman que solo aproximadamente el uno por ciento (como máximo) fueron provocados a propósito en los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur.

Añadió que con este tipo de mentiras se busca alejar la culpa de los fenómenos extremos al cambio climático con el fin de proteger a los líderes de Australia, que no tienen planes de acción climáticos contundentes.

“Quienes están justamente devastados por la pérdida de vidas, hogares, medios de subsistencia y la naturaleza merecen la verdad”, destacó Greenpeace.

Los académicos que investigan la actividad en redes sociales concluyeron que esto fue el resultado de una campaña coordinada de desinformación, que usó bots para impulsar ciertos hashtags y extender la mentira de que el cambio climático no era el culpable.

Expresó que la oficina meteorológica de Australia confirmó que 2019 fue el año más cálido y seco, mientras que los científicos corroboraron que las condiciones del próximo verano serán todavía peores.

La temporada habitual de incendios forestales comenzó durante la primavera en lugar del verano, que es lo más común, y golpeó con mucha más fuerza debido a las condiciones cálidas y secas, así como la escasez de lluvias.

Las causas de los incendios forestales en Australia han generado opiniones divididas entre los integrantes del gobierno y los ambientalistas, pero este tipo de evidencias que muestran los eventos extremos en la naturaleza no se debe a un aumento repentino de las actividades deliberadas, sino al cambio climático.

Puntualizó que, aunque se han registrado precipitaciones en distintos puntos del país, los incendios forestales todavía están activos, hasta ahora han fallecido 29 personas y más de mil millones de animales, así como fueron arrasadas 17.1 millones de hectáreas.

 

Fuente: Notimex | Ámsterdam, 22 Ene

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí