Un objeto cuyo material permite ser reutilizado para la elaboración de otro es reciclable, ya que tiene el potencial de ser reutilizado; en contraste, un objeto que se produjo con la materia prima de otro que ya se usó, es un producto reciclado.

Un ejemplo: el vidrio es un material reciclable que puede ser reutilizado para la fabricación de otro objeto, como envases o contenedores, pero mientras no se le reutilice, es un material reciclable y no reciclado.

Por el contrario, las prendas de ropa que se elaboran con fibras de plástico proveniente de lo que fue una botella de refresco son productos reciclados, pues son piezas textiles elaboradas con materiales plásticos de reuso.

Otro ejemplo: una hoja de papel está elaborada con material reciclable. Si, después de rayarla, reusamos esa hoja para mezclarla con otras y elaborar con ellas un cartón, entonces ese cartón es reciclado.

El símbolo de reciclaje que traen algunos productos indica que están hechos con materiales que pueden ser reutilizados, pero este signo no indica que el producto ya fue reciclado. La diferencia entre reciclable y reciclado parece simple pero en el fondo es clave para entender la función que juegan las industrias en la contaminación plástica.

 

Lee el artículo completo aquí

Funte: Greenpeace México |

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí