acta constitutiva la protagonista más olvidada

A veces en la vida, actuamos de manera mecánica y se nos olvidan las motivaciones o las razones que tenemos para hacer lo que hacemos. Algo parecido pasa dentro de las organizaciones, respecto a la importancia del acta constitutiva. Es volver siempre al origen.

Revisarla es importante, saber por qué se marcaron unas pautas y entender el contexto. También puede ser el momento de limitarnos. Porque como en la mayoría de los casos, cuando se funda una organización y se posa sobre el papel todos los logros que se plantean alcanzar, son demasiados. Así que es bueno revisar, repasar y re leer el acta constitutiva para saber si seguimos en el camino o nos hemos desviado de él.

Sobre todo, para ser conscientes y recordar ¿cuál es nuestro objeto social? ¿por qué nació la organización? ¿qué problema ha querido solucionar? y ¿cuáles han sido los objetivos que nos marcamos para lograrlo? Por el camino, las organizaciones realizan más tareas de las que deberían y no se reprueba eso, sino el que nos tenemos qué concentrar en nuestro objeto social y los objetivos por los cuales ha surgido este trabajo, para atender cierta necesidad o problemática social. Y eso reduce en gran medida, el desgaste por el que pasan las organizaciones, queriendo solucionar más allá de lo que está es sus manos y posibilidades.

Así que es buen momento para revisarla y ver si realmente trabajamos conforme a lo que está ahí escrito, y si contamos con quienes forman parte. El acta constitutiva, no es un papel muerto, TIENE VIDA, no podemos olvidarlo. Y si es necesario, hay que leerla de nuevo.

Por Nora González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí